APLV-IPLV escuela-alergias-alimentarias

Published on octubre 9th, 2015 | by Allergychef

Alergias alimentarias en la escuela: El caso de Charlie

Hoy he visto un vídeo en una televisión canadiense sobre una niña alérgica a la leche, Charlie, que me ha dejado reflexionando y he pensado que muchos de vosotros que tenéis hijos con alergias alimentarias os veréis reflejados.

Resulta que los padres de Charlie están muy preocupados porque su hija tiene que empezar el colegio y piensan que las escuelas de la zona donde viven no están suficientemente preparadas para hacerse cargo de su hija. Charlie es alérgica a la proteína de la leche de vaca (APLV) y ya ha sufrido anafilaxias bastante graves, por lo que entiendo que el miedo de los padres sea enorme. Francois, el padre de la pequeña, literalmente dice: “No queremos que se muera. Da miedo. Es realmente aterrador.”

Según cuenta Kerry, la madre, las directrices actuales de su consejo escolar son demasiado vagas e ineficaces para abordar adecuadamente las alergias de su hija y, cuando le preguntan a la junta escolar, dicen que sus políticas actuales son suficientes y que lo tienen todo controlado.

escuela-alergias-alimentarias-charlie

Fuente: ctvnews.ca

Los padres de Charlie dicen que hasta que no se implante la Ley de Sabrina en su estado la van a educar en casa. El gran problema es que no quieren aislarla del mundo y negarle una infancia como cualquier otra niña a causa de su alergia alimentaria.

La Ley de Sabrina

Esta ley, aplicada en el estado de Ontario en Canadá, obliga a las escuelas a desarrollar planes individuales para los estudiantes alérgicos. La ley también requiere que el personal de la escuela esté entrenado y sepa cómo prevenir una reacción alérgica y cómo actuar si ocurre.

Seguro que te has preguntado por qué la ley se llama Sabrina, ¿verdad?
Pues resulta que lleva el nombre de una niña de 13 años, Sabrina Shannon, una adolescente que sufrió una reacción anafiláctica grave y tristemente falleció durante su primer año de escuela secundaria en 2003. El detonante de la reacción alérgica fue la proteína de la leche de vaca, probablemente a causa de la contaminación cruzada cuando pidió unas patatas fritas en la cafetería de su escuela.

También es importante decir que desde que se introdujo esta ley en Ontario, ningún niño ha muerto a causa de una reacción alérgica en una escuela. Evidentemente siempre que haya un factor humano las posibilidades de incidente existen pero creo que la prevención, la formación y la educación son aspectos clave.

Teniendo en su mano una ley como ésta, no entiendo como aún hay lugares donde no se aplica. ¡Debería ser obligatorio! Tal y como dice la madre de Charlie: “No hay margen para el error aquí, estamos hablando de la vida de mi hija”. Muchos ánimos a todos los padres que estáis luchando para que vuestro hijo pueda ir a una escuela que entienda nuestra problemática.

¡Un abrazo enorme a todos!

¿Entiendes la postura de los padres de Charlie?


About the Author

Somos la primera plataforma de reservas online en restaurantes para celíacos, alérgicos e intolerantes alimentarios. Nuestro objetivo es divulgar y ayudar a nuestro colectivo con información interesante y, lo más importante, facilitar lugares donde poder salir a comer con tranquilidad.



2 Responses to Alergias alimentarias en la escuela: El caso de Charlie

  1. Milagros Teijeiro Garrido says:

    Hola: trabajo en la cocina de un comedor escolar, me gustaría saber si un niño que sus padres dicen que es alérgico a la clara del huevo, y que no lo puede
    comer cocido, y lo puede tomar en tortilla y en rebozados.
    Puede ser eso cierto.
    gracias.

  2. Cristina says:

    Sí, da mucho miedo, claro. Aparte de que los colegios tengan cuidado está el tema de que cada alimento tiene tantísimos derivados que no se puede imaginar que sean lo mismo. Por ejemplo, tras muchos años evitando el glutén para mi hija, me entero gracias a ustedes creo recordar, de que el sorbitol tampoco es apto… Y luego está el hecho de que los niños disfrutan haciendo travesuras o quizás los más mayores con maldad. Donde yo vivo unos niños planeaban meter un poco de un alimento al que sabían que su profesor era alérgico en la comida, para matarlo. No puedo imaginar cómo han sido criados, aunque quizás ni entendían qué es eso de morirse. De locos, pero sí da mucho miedo. Un niño alérgico está más seguro si sus padres están cerca, aunque nunca al 100%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación y ofrecer publicidad adaptada a sus preferencias analizando sus hábitos de navegación. Al seguir navegando consiente su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
cereales-sin-gluten-teff
Cereales sin gluten de moda: El teff

¡Hola! Llevo ya tiempo pensando en escribir sobre el teff, este cereal sin gluten de origen etíope que para muchos sigue...

Cerrar